De Guardiola a Iraola: la pizarra española conquista la cuna del fútbol | Fútbol | Deportes

De Guardiola a Iraola: la pizarra española conquista la cuna del fútbol | Fútbol | Deportes

El entrenador español cotiza al alza en Inglaterra. Cuatro de los cinco técnicos nominados a manager del año en la Premier League son españoles. El catalán Pep Guardiola y los guipuzcoanos Mikel Arteta, Andoni Iraola y Unai Emery, han logrado colarse en la terna final junto al alemán Jürgen Klopp, que este domingo puso fin a su periplo al frente del Liverpool. El favorito no puede ser otro que Guardiola, ganador final en la lucha por el campeonato que ha mantenido con Arteta toda la temporada, y que garantiza su cuarta Premier seguida y la sexta en los últimos siete años. Además, la clasificación del Aston Villa de Unai Emery para la Champions por primera vez desde 1983, y el récord de puntos del Bournemouth de Iraola en la categoría, confirman el éxito de un modelo iniciado por Rafa Benítez a principios de siglo, y acelerado tras el ciclo ganador de la Selección entre 2008 y 2012. Si hace unas décadas el fútbol español importaba técnicos ingleses, las tornas se han revertido y ahora es España la que exporta sus principales estrategas al país que vio nacer el fútbol.

Para entender el cambio de paradigma que supuso el nacimiento de la Premier League en 1992 —un movimiento estratégico para ampliar los ingresos y el nivel de la competición—, basta con repasar algunos datos. En las 104 temporadas de la liga inglesa previa a la Premier (1888-1992), todos los entrenadores campeones nacieron en Inglaterra y Escocia, sin excepción. Por el contrario, desde el nacimiento de la Premier, ningún inglés ha levantado el título.

Con el permiso del escocés Sir Alex Ferguson, técnico con más títulos (13), los españoles mandan con seis trofeos. Por debajo, los cuatro logrados por los italianos Claudio Ranieri, Carlo Ancelotti, Antonio Conte y Roberto Mancini; los tres del francés Arsène Wenger y del portugués José Mourinho, y los campeonatos logrados por el alemán Jurgüen Klopp y el chileno Manuel Pellegrini.

El responsable de este dominio es Pep Guardiola, que hizo historia este domingo al lograr su cuarta Premier consecutiva, un hito sin precedentes. El único que podía impedirlo era otro español: Mikel Arteta. Desde su llegada al Emirates en 2019, en su primera aventura como primer entrenador ha conseguido meter al Arsenal en la lucha por un título que no levantaba desde 2004. Por segundo año consecutivo, la Premier ha sido cosa de dos; y que ambos conjuntos hayan competido mano a mano bajo las órdenes de dos entrenadores extranjeros (y más aún, del mismo país), tampoco tiene precedentes.

Incluso quedándose a las puertas del título por segundo año consecutivo, Arteta ha hecho méritos para ser considerado el mejor entrenador del año. En el regreso del Arsenal a la Champions, ha llevado a los gunners hasta los cuartos de final mientras mantenía sus opciones en liga hasta la última jornada. Su condición de invicto contra el big-six (City, United, Chelsea, Tottenham y Liverpool), la mejora en defensa (fueron el equipo menos goleado), la consolidación del 4-3-3 y la evolución de Martin Ødegaard y Bukayo Shaka, también destacan la labor del técnico nacido en Gipuzkoa.

Iraola y Emery, de Gipuzkoa al cielo

Los otros dos candidatos, Unai Emery y Andoni Iraola (también guipuzcoanos), han completado una temporada histórica en los banquillos del Aston Villa y el Bournemouth, respectivamente, que les han valido el reconocimiento suficiente para colarse entre los cinco nominados.

El Aston Villa se ha clasificado para la Champions por primera vez desde 1983, época dorada del club en la que fueron campeones de Europa un año antes. Desde entonces, el club de Birmingham ha acumulado ascensos y descensos, pero la labor de Emery en la pizarra —y de Monchi en los despachos— ha devuelto al club a lo más alto con algunos españoles como Pau Torres y Alex Moreno, y viejos conocidos de la Liga como Diego Carlos, Lenglet o Lucas Digne en la plantilla. Eso sí, el hito ha venido acompañado de un fuerte gasto en fichajes desde su regreso a la Premier hace cinco años: 382 millones de euros de inversión neta, según Transfermarkt.

Sin tanto músculo financiero, Andoni Iraola también ha hecho historia con un club más modesto, el Bournemouth. Su buena labor en el Rayo Vallecano se ha visto replicada en su primer año en Inglaterra, permitiendo a los cherries sellar su salvación con varias jornadas de antelación y alcanzar su máxima puntuación histórica en Premier League: 48 puntos.

Rafa Benítez, el pionero

El entrenador del Liverpool Rafael Benítez y Fernando Torres (d), tras su fichaje por el equipo inglés procedente del Atlético de Madrid, en julio de 2007.PHIL NOBLE (REUTERS)

El momento actual no podría entenderse sin los primeros españoles que comenzaron a labrar su prestigio en Inglaterra. Rafa Benítez fue el primer técnico español en la Premier. Su brillante paso por el Valencia llevó al Liverpool a apostar por él en 2004 para devolver al club a la altura de su historia, tras ver como el Manchester United y el Arsenal se habían convertido en los dos grandes desde el inicio de la era Premier. Su tendencia a fichar a los españoles que destacaban dio lugar al Spanish Liverpool, por el que pasaron Pepe Reina, Luis García, Riera, Xabi Alonso, Fernando Torres o Albert Riera. En sus seis temporadas en Anfield, no logró ganar la liga, pero sí la FA Cup; además ganó la Champions (2005) y fue finalista en la edición de 2007. Después, tuvo otras dos aventuras en Inglaterra en las que ganó una Europa League con el Chelsea en 2013 y ascendió al Newcastle en 2017.

El buen hacer de Juande Ramos en el Sevilla llevó a otro club inglés a repetir la fórmula Benítez. El Tottenham convirtió al ciudadrealeño en el entrenador mejor pagado del mundo en 2007 para intentar reflotar a un club en horas bajas. Sacó al equipo del descenso y ganó una Copa de la Liga (actual Carabao Cup), pero tan solo duró un año en White Hart Lane.

El caso de Roberto Martínez, tercer técnico español en la Premier, tuvo la particularidad de que su carrera como entrenador comenzó directamente en el fútbol inglés, en el que disputó gran parte de su trayectoria como jugador. Su paso por el Wigan, al que dirigió entre 2009 y 2013, dejó huella en el club al hacerse con la FA Cup frente al Manchester City en la temporada 12-13, en el que es el único trofeo en las vitrinas del club. Semanas después, el Wigan consumó su descenso de la Premier y fichó por el Everton, en el que no cumplió las expectativas antes de iniciar su carrera como seleccionador, pasando por Bélgica y, actualmente, Portugal.

Otros entrenadores españoles que dejaron su huella en la Premier, en mayor o menor medida, fueron Quique Sánchez Flores y sus dos etapas (2015 y 2019) en el Watford; el ascenso del Middlesbrough de Aitor Karanka en 2016, la salvación del West Brom gracias al fugaz paso de Pepe Mel por su banquillo en 2014, o la final de FA Cup alcanzada por el Watford de Javi Gracia en 2019.

El dominio trasciende las islas

El buen momento de los entrenadores españoles va más allá de Inglaterra. En Alemania, el Bayer Leverkusen de Xabi Alonso acaba de salir campeón (invicto en las 34 jornadas) de la Bundesliga, y está a dos partidos de hacerse con el triplete sin derrotas si logra imponerse en la final de la Europa League y la de la copa alemana. Otro español, José Luis Mendilibar ha logrado llevar al Olympiacos griego a la final de la Conference League frente a la Fiorentina, y podría darle su primer título europeo a un club hegemónico en Grecia pero aún sin estrenarse en la esfera internacional.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

By Maria Encarnacion Viñas

You May Also Like