sábado, julio 13

El Madrid sigue intratable: 19 victorias seguidas | Baloncesto | Deportes

Euroliga jornada 9

Real Madrid

Real Madrid
AS Monaco

AS Monaco

Y ya son 19 victorias seguidas esta temporada, todo lo que ha jugado. El Madrid continúa intratable en el escenario que sea (ocho triunfos en la Euroliga, nueve en la ACB y dos en la Supercopa) y ante el rival que se le ponga por delante, el último un Mónaco que se presentó en el WiZink con el cartel de semifinalista de la Euroliga y se marchó desfigurado, zarandeado por la batuta de Campazzo, los puntos de Musa (21) y el mazo de Tavares.

El Madrid amaneció con Causeur en el quinteto inicial para esposar a Mike James y Loyd, la amenaza exterior. El Mónaco se giró hacia dentro y Motiejunas ejerció un clásico de la pizarra, el intento de sacar a Tavares de la cueva. En la dirección contraria, el pívot era la diana de los pases de Campazzo y el foco del ataque local. El Mónaco intentaba dormir el partido, evitar que el Madrid acelerara las agujas del reloj. Apenas lo consiguió unos instantes. Pronto el equipo de Chus Mateo empezó a quemar zapatilla. Tavares ponía el candado bajo su red, reboteaba y asistía casi en la misma jugando, lanzando el balón como si fuera un beisbolista. Los madridistas corrían y Musa no paraba de encestar. El conjunto de Sasa Obradovic solo se refugiaba en acciones individuales (23-10). El mecano blanco funcionaba tan bien que Chus Mateo apenas cambió de piezas (30-20).

La dinamita de Musa la heredó Llull en el segundo cuarto con tres triples maestros. El Madrid seguía en modo correcaminos, exhibiendo el arsenal que tiene por plantilla. Sergio Rodríguez relevó a Campazzo, Rudy completó el trío de veteranos y el Mónaco, desquiciado por momentos, solo reaccionó en los instantes finales para seguir con un hilo de vida (53-39) en el descanso. Se divertían los blancos aunque cambiaran los peones. El Mónaco era una caricatura.

Campazzo regresó al volante. El argentino es un entrenador en la pista y el mejor director de orquesta. El base paró y aceleró, anotó y asistió. A su lado emergió de nuevo Tavares en otro arranque de furia para hundir a James y machacar el aro (70-47). El Madrid controlaba las distancias sin excesivos sudores, muy superior en cada esquina. Ni siquiera la cuarta falta de Tavares alteró el panorama. Musa vivía una de esas noches en trance y en defensa no se regalaba ni una migaja.

El Madrid entró en el último cuarto con 30 de renta (80-50). La diferencia era tan abismal que pasó cinco minutos sin anotar ni un punto, frustrado en el triple. Pero el Mónaco estaba rendido y cayeron los minutos hasta la 19ª victoria seguida.

REAL MADRID, 91; MÓNACO, 73

Real Madrid: Campazzo (12), Causeur (7), Musa (21), Deck (7) y Tavares (12) —equipo inicial—; Rudy (3), Llull (14), Hezonja (0), Sergio Rodríguez (0), Yabusele 3(), Poirier (12). 

Mónaco: Mike James (15), Loyd (2), Blossomgame (4), Brown III (9), Motiejunas (14) —equipo inicial—; Okobo (6), Diallo (4), Cornelie (8), Walker (2), Tarpey (3), Hall (8).

Parciales: 30-20, 23-19, 27-11 y 11-23.

Árbitros: Javor, Silva y Tsaroucha. 
Wizink Center. Unos 7.000 espectadores.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.