sábado, julio 13

La AIE alerta de que la falta de mano de obra amenaza el desarrollo de renovables | Economía

placas solares
Dos operarios, en una instalación de paneles fotovoltaicos, en Barcelona.Enric Fontcuberta (EFE)

Las energías limpias añadieron 4,7 millones de trabajadores a nivel mundial durante 2022 y suman ya 35 millones de empleados, pero hace falta más esfuerzo para formar especialistas y que el sector pueda continuar su acelerado crecimiento, señaló este miércoles la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Más de la mitad de ese crecimiento del empleo se debe a cinco sectores: fotovoltaica, eólica, vehículos eléctricos y sus baterías, bombas de calor y extracción de minerales críticos, detalla la AIE en su informe anual sobre el empleo en el sector energético.

Esos cinco sectores suponen ya nueve millones de empleos en todo el mundo, cuatro millones únicamente en la energía fotovoltaica.

El documento constata también que las empresas que trabajan en energías renovables afrontan problemas para contratar todo el personal que necesitan ante el enorme crecimiento del sector en los últimos años.

El empleo en las energías renovables superó ya en 2021 al que generan las energías fósiles. Estas últimas totalizan 32 millones de empleos.

Pero mientras las energías limpias tienen ya 3,4 millones de trabajadores por encima de su nivel de antes de la pandemia (2019), las fósiles se mantienen 1,3 millones por debajo.

China es el país con un mayor crecimiento del empleo en las energías renovables y ya acumula cerca del 30 % del total mundial. En el período 2019-22, el gigante asiático sumó dos millones de empleos en las renovables y restó 600.000 en las fósiles, especialmente en el carbón.

Sin embargo, la carrera hacia la expansión de las energías limpias afronta el problema de la falta de personal suficientemente cualificado, especialmente de electricistas con formación profesional específica en el sector energético.

Pero también hacen falta graduados superiores en graduados en ciencias, ingeniería y tecnología, ya que un 36 % de los empleos en el sector de la energía son altamente cualificados, frente al 27 % del conjunto de la economía, según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un muestreo de la AIE entre 160 grandes empresas del sector señaló que el segmento profesional en el que más les costaba encontrar trabajadores es el de instalación y reparación de equipos.

“La aceleración sin precedentes en la transición a las energías limpias está creando millones de nuevas oportunidades en todo el mundo, pero no se están cubriendo con la suficientes rapidez”, señaló el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. “Los gobiernos, empresas e instituciones educativas tienen que poner en marcha programas para ofrecer las competencias que necesita el sector de la energía para mantener el ritmo de la elevada demanda”, urgió Birol.

Reconvertir profesionales del sector de las fósiles

Las energías fósiles pueden ser una fuente de estos trabajadores cualificados, según el informe, que precisa que la mitad de los empleados de ese sector que puedan perder su trabajo en la transición energética tienen capacidades válidas para las renovables con períodos de formación de unas cuatro semanas.

Por ejemplo, trabajadores de sistemas de calefacción podrían adaptarse de forma sencilla a la instalación y mantenimiento de bombas de calor, mientras que obreros de las cadenas de producción de vehículos términos pueden adaptarse a la fabricación de eléctricos.

Análisis previos de la AIE apuntan a que para 2050 se habrán creado 30 millones de empleos adicionales en las energías limpias, mientras que 13 millones de puestos de trabajo están en peligro en las energías fósiles.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO