viernes, junio 14

La Reserva Federal se remite a datos de los “próximos meses” para decidir sobre los tipos | Economía

Los miembros del comité de política monetaria de la Reserva Federal esperan que “los datos que lleguen en los próximos meses ayudarán a aclarar hasta qué punto continúa el proceso de desinflación” y se está enfriando la economía y el mercado laboral, según las actas de la reunión del pasado 1 de noviembre, publicadas este miércoles. Aunque el banco central no cierra la puerta a una subida de tipos adicional, esa referencia temporal parece alejar la posibilidad de que llegue en diciembre. Tampoco cabe esperar pronto una rebaja.

“Todos los participantes coincidieron en que el Comité estaba en condiciones de proceder con cautela y que las decisiones de política monetaria en cada reunión seguirían basándose en la totalidad de la información recibida y en sus implicaciones para las perspectivas económicas, así como en el equilibrio de riesgos”, recogen las actas.

Los participantes señalaron que un mayor endurecimiento de la política monetaria sería apropiado si la información recibida indicara que los avances hacia el objetivo de inflación del comité eran insuficientes, pero justo a continuación de esa frase se remite a los “próximos meses”. Eso sí, los miembros del comité señalaron la importancia de seguir comunicando con claridad que sus decisiones dependen de los datos y su firme compromiso de situar la inflación en el 2%.

Las previsiones económicas elaboradas por los servicios de la Reserva Federal para la reunión de octubre-noviembre eran similares a las de septiembre. Se espera un frenazo claro del crecimiento tras el espectacular dato del tercer trimestre. La huelga del sector del automóvil también distorsionará algo las cifras, frenando la actividad del cuarto trimestre e impulsándola en el primero de 2024 a medida que la producción perdida comience a recuperarse. Sin embargo, la magnitud y el calendario de estos efectos son muy inciertos.

“Dado que se espera que los efectos retardados de las medidas de política monetaria frenen la actividad, se prevé que el PIB real aumente más lentamente que el potencial estimado por los expertos durante los dos próximos años, antes de aumentar en línea con el potencial en 2026. Se esperaba que la tasa de desempleo se mantuviera prácticamente estable hasta 2026, ya que los efectos de un crecimiento de la producción inferior al potencial se verían compensados por los efectos de nuevas mejoras en el funcionamiento del mercado de trabajo”, completa el análisis el banco central.

En su reunión, el comité de política monetaria de la Reserva Federal decidió mantener el tipo de interés de los fondos federales en un rango del 5,25% al 5,5%. Indicó que a la hora de determinar el grado de endurecimiento adicional que puede ser apropiado para devolver la inflación al 2% con el tiempo, tendría en cuenta el endurecimiento acumulado de la política monetaria, los retardos con que la subida de tipos afectan a la actividad económica y a la inflación, y la evolución económica y financiera. “El comité está firmemente comprometido con el retorno de la inflación a su objetivo del 2%”, afirmaba.

En su rueda de prensa del 1 de noviembre, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell insistió una y otra vez en que el banco central daría los próximos pasos con cuidado. Ese mensaje y un dato favorable de inflación publicado días después han hecho que cunda la idea de que lo de las últimas reuniones no se trata de una pausa antes de retomar el camino, sino que la Reserva Federal ya ha terminado con las subidas de tipos y el próximo movimiento, bien entrado 2024, será ya a la baja.

La próxima reunión de la Reserva Federal será los días 13 y 14 de diciembre. Además de despejar la incógnita de dónde cierran los tipos 2023, se conocerán las previsiones de tipos de interés, crecimiento del producto interior bruto, inflación y tasa de paro de los miembros del comité para los próximos años. Eso puede dar una idea de si el banco central sigue confiando en un escenario de aterrizaje suave de la economía, esto es, control de la inflación sin llegar a una recesión.

En el comunicado y en la rueda de prensa del pasado 1 de noviembre, Powell dejaba abierta la posibilidad de una subida adicional y se remitía a los nuevos datos. “El comité estará preparado para ajustar la orientación de la política monetaria según proceda si surgen riesgos que puedan impedir la consecución de los objetivos”, decía, mencionando las lecturas sobre las condiciones del mercado de trabajo, las presiones inflacionistas y las expectativas de inflación, y la evolución financiera e internacional.

[Noticia de última hora. Habrá ampliación en breve]

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO