miércoles, mayo 22

La UE endurece el tono con Israel y reclama un alto el fuego inmediato en Gaza | Internacional

La Unión Europea ha endurecido el tono sobre Israel. Seis meses después de los atentados de Hamás que derivaron en la ofensiva del Ejército Israelí en Gaza en la que han muerto más de 33.000 personas, la UE ha reclamado un “alto el fuego inmediato” en la Franja. Lo ha hecho apoyándose en la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que también lo exige. Los líderes de los Veintisiete han logrado unanimidad para ese reclamo este miércoles, en un momento en el que la situación en Gaza es crítica y crecen los temores a una escalada regional más grave después de que Irán lanzase misiles y drones contra Israel el pasado sábado en respuesta al ataque atribuido al Estado hebreo contra su consulado en Damasco en el que murieron destacados miembros militares. Los jefes de Estado y Gobierno de la UE han acordado en una reunión en Bruselas ampliar las sanciones a Irán por su agresión y se han unido a las voces internacionales que instan al Gobierno de Benjamin Netanyahu a no replicar el ataque iraní para evitar que el conflicto se extienda.

Hasta ahora, los líderes habían reclamado una “pausa humanitaria inmediata que lleve a un alto el fuego sostenible”. República Checa y Austria se habían negado a cualquier petición que pudiera poner en duda el derecho de Israel a defenderse y habían considerado que la exigencia de un alto el fuego lo hacía. Ahora, la UE ha avanzado hacia “otro vocabulario”, ha remarcado el primer ministro de Bélgica, Alexander de Croo. “Nos complace ver que se hable de un alto el fuego inmediato”, ha dicho el belga tras la primera parte de una cumbre en Bruselas que seguirá este jueves. “Está en el texto de manera muy clara”, ha incidido De Croo.

La cita extraordinaria de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea este miércoles y jueves en Bruselas iba a estar dedicada a la economía. Pero la volátil situación internacional ha trastocado los planes. “Pedimos a Irán y a sus representantes que cesen todos los ataques e instamos a todas las partes a actuar con la máxima moderación y se abstengan de toda acción que pueda aumentar la tensión en la región”, ha comentado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que ha abogado por “aislar” a Irán. “Es una amenaza no solo para Israel sino también para la estabilidad de la zona”, ha insistido.

Mientras, los ministros de Exteriores de Reino Unido, David Cameron, y Alemania, Annalena Baerbock, han viajado a Israel en un esfuerzo diplomático por contener la respuesta israelí a Irán. Así lo ha expresado también en Bruselas el canciller alemán, Olaf Scholz, uno de los aliados más robustos de Israel en la UE. Es bueno, ha dicho Scholz, que Israel lograra repeler ampliamente el ataque iraní. Algo que hizo, “con amigos y aliados”. Y son esos mismos amigos y aliados, ha recordado, los que le están pidiendo ahora que se contenga, porque responder con otro ataque “no sería inteligente”, ha recalcado el canciller alemán.

“Para nosotros es importante que se aproveche este momento para una mayor desescalada y que Israel también aproveche este éxito para reforzar su posición en toda la región, en vez de responder con un ataque masivo propio” a Irán, ha dicho Scholz nada más llegar a la cumbre. “Sería más inteligente mirar bien lo que se ha logrado con la defensa”, ha insistido, dejando claro que no es el único con esta opinión: “Creo que es algo que se ha entendido bien en todas partes y que muchos lo han expresado así”, ha acotado.

“El ataque iraní supone un cambio de paradigma y nos enfrenta a nuevos retos de seguridad, pero todos los esfuerzos se centran ahora en contener el conflicto y evitar que se incendie toda la en la región, en evitar una escalada total”, ha coincidido el canciller austriaco, Karl Nehammer, otro de los gobernantes que más han respaldado a Israel y que más se han resistido en los más de seis meses de conflicto en Gaza a poner como posición común de la UE algo que pueda percibirse como una crítica a Israel.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El miedo a que la violencia se extienda por toda la región, especialmente a Líbano, es no obstante demasiado grande como para morderse ahora la lengua. Las llamadas a la contención de todas las partes, pero especialmente por parte de Israel, llevan repitiéndose en la UE desde el fin de semana, en el que prácticamente todos los líderes europeos manifestaron su condena al ataque de Teherán.

“Máxima contención”

Así consta también en las conclusiones de la cumbre extraordinaria de este miércoles y jueves, en la que, además de condenar “fuerte e inequívocamente” el ataque de Irán contra Israel, los Veintisiete “instan a todas las partes a ejercitar la máxima contención y a abstenerse de cualquier acción que pueda incrementar las tensiones en la región”.

En estas se señala también que la UE “tomará más medidas restrictivas contra Irán”, especialmente en materia de “vehículos aéreos no tripulados [drones] y misiles”, con el fin explícito de contribuir a la “desescalada y la seguridad en la región”.

Las sanciones ya fueron discutidas en la reunión virtual extraordinaria de ministros de Exteriores que convocó la víspera el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell. Según indicó, además de ampliar las ya existentes, se ha encargado al servicio jurídico de la Comisión si hay base legal para declarar a la Guardia Revolucionaria iraní como “organización terrorista”, tal como reclaman algunos Estados europeos y el propio Israel, aunque muchos otros albergan dudas y, como Scholz o el primer ministro de Luxemburgo, Luc Frieden, se escudan en la necesidad de hacer el estudio jurídico antes de pronunciarse.

Sí lo han hecho abiertamente gobernantes como el primer ministro de Bélgica: “Mi posición es que la Guardia Revolucionaria iraní debería ser puesta en una lista de sanciones”. Sería “una señal muy importante”, ha acotado, a la par que se ha unido a las voces que llaman a todas las partes del conflicto a la contención.

La cita en Bruselas, que continúa este jueves, servirá además para valorar si algún país más está dispuesto a unirse a la iniciativa liderada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a reconocer a Palestina como Estado.

Para ello, Sánchez, que lleva varios días de gira intentando sumar a países a su propuesta, cuenta en Bruselas con un aliado decidido, el nuevo primer ministro irlandés, Simon Harris: “Tengo la intención de aprovechar esta cita para hablar con otros colegas y ver si otros países quieren avanzar con España e Irlanda para reconocer el Estado de Palestina”, ha adelantado, indicando que sería un gesto “positivo” hacia la posición —esta sí, ya consensuada en la UE— de la necesidad de una solución de dos Estados.

Sánchez celebrará este jueves durante la cumbre sus últimas citas al respecto —con Bélgica, Luxemburgo y Malta—. Aunque el belga De Croo ha sido un aliado de España en la posición sobre Oriente Próximo, su Gobierno recela de dar un paso meramente “simbólico”. El reconocimiento de Palestina “debe ser parte de un proceso político y no una decisión simbólica”, reiteró hace una semana su ministra de Exteriores, Hadja Lahbib.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_