miércoles, mayo 22

Las cláusulas salariales que solo compensan parte de la inflación ganan terreno al resto | Economía

La negociación salarial pactada en los convenios colectivos hasta abril no ha experimentado grandes cambios respecto al mes anterior. El incremento medio de los sueldos pactados en la negociación colectiva se situó en el 2,9%, (prácticamente igual que en marzo) y afectó a 8,6 millones de trabajadores que ya han firmado o revisado sus condiciones laborales para este año, según la estadística de convenios publicada este viernes por el Ministerio de Trabajo. Según esto, la mayoría de los asalariados estarían perdiendo tres décimas de poder adquisitivo este año, ya que la inflación media hasta abril ha avanzado alrededor de un 3,2%.

Lo que sí está cambiando más sustancialmente en este proceso negociador son las cláusulas de garantía salarial que, precisamente, persiguen que no se produzca o, al menos, se mitigue, esa pérdida de poder adquisitivo que se registra cuando los precios suben más que los salarios.

En concreto, estas cláusulas han aumentado sustancialmente desde que comenzó la crisis inflacionista a finales de 2021. Antes de esa fecha, el porcentaje de trabajadores con convenio que contaba con esta protección era del 19%; pasando al 25% en abril de 2023, y al 33% en la actualidad. Pero, además, han sido los tipos de cláusulas los que han experimentado un mayor cambio: mientras que antes de la última explosión de los precios la mayoría garantizaban la recuperación del poder adquisitivo perdido de forma retroactiva, compensando el alza de la inflación desde el principio de año, ahora esa modalidad es minoritaria.

Así, de los 8,6 millones que ya han pactado sus convenios en abril, casi dos millones tenían estas cláusulas (el 33%) y de ellos, solo un tercio (831.683) contaban con un tipo de compensación retroactivo, que les abonaba la diferencia entre la subida salarial pactada y la inflación a final de año correspondiente a todo el ejercicio. Mientras que los dos tercios restantes (2.070.742 empleados) tenían una cláusula no retroactiva, que les abona la diferencia entre el IPC y sus salarios pero a partir del año siguiente.

Precisamente el hecho de que estén ganando terreno las cláusulas no retroactivas, algo menos costosas para las empresas, es lo que está permitiendo un aumento generalizado de esta protección salarial frente a la inflación aunque los precios hayan moderado su expansión, explican fuentes sindicales. Esta está siendo la estrategia de muchos de representantes de los trabajadores para seguir incrementando el mecanismo de compensación: admitir que la cláusula no sea retroactiva a cambio de incluirla en el convenio. El propio secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, y el máximo líder de CC OO, Unai Sordo, defendían este jueves la importancia de incluir estas garantías salariales en la negociación colectiva, ante posibles nuevas crisis inflacionistas.

En general, la negociación colectiva marcha a buen ritmo en el primer cuatrimestre del año y ya hay 8,6 millones de trabajadores con sus condiciones negociadas y pactadas, 1,5 millones más que un año antes. Si bien, aunque el incremento salarial medio de todos ellos se mantiene en el 2,9% (esto es una media de los empleados con convenios firmados este año y en ejercicios anterior pero con efectos económicos en 2024) los acuerdos sellados exclusivamente en lo que va de año se han situado en el 4,1%, algo menos que el 4,4% del mes anterior.

Los convenios sectoriales, que rigen las condiciones laborales del 94% de los trabajadores protegidos por la negociación colectiva hasta abril, recogen un incremento retributivo pactado del 2,93%, frente al 2,77% de los casi 400.000 trabajadores cuya referencia es un convenio de empresa en lugar de uno de sector. Y dentro de los sectoriales, los convenios interautonómicos y provinciales —estos últimos protegen a casi la mitad de los asalariados con convenio— son los que recogen mayores subidas salariales, con un 3,5% y un 3%, respectivamente.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal