miércoles, mayo 22

Siemens Energy confirma “ajustes de plantilla” en Gamesa y cambia otra vez de consejero delegado | Empresas

Una fábrica de palas de aerogeneradores de Siemens Gamesa en Hull (Inglaterra), en una imagen de archivo.PAUL ELLIS (AFP / Getty Images)

A finales del año pasado, Siemens Energy anunciaba su intención de sacar la tijera, con una reducción de costes de hasta 400 millones de euros para poner en rentabilidad Gamesa, su filial española de aerogeneradores. Dejaba, así, la puerta abierta a una reducción de empleo bajo la fórmula de “simplificar y optimizar la estructura”. Este miércoles, poco más de medio año después de entonces, el gigante alemán ha anunciado que “el cambio organizativo supondrá ajustes de plantilla” en Siemens Gamesa, aunque con la esperanza de que “el número total de empleados se mantenga más o menos constante en los próximos años, ya que áreas como el negocio offshore [de eólica marina] seguirán creciendo”.

El objetivo, según ha revelado su compañía en un comunicado que coincide con la presentación de resultados trimestrales es “absorber la mayor parte posible de la reducción de plantilla prevista en las áreas afectadas mediante recolocaciones en otras áreas”. “Todavía no se puede cuantificar el impacto exacto de la reducción de plantilla, ni por países ni por ubicaciones”, apostilla. Las “medidas concretas”, zanja, “se negociarán con los representantes de los trabajadores en los próximos meses”.

A 30 de septiembre del año pasado, Siemens Gamesa tenía casi 29.300 trabajadores en todo el mundo. Dinamarca, con algo más de 5.700 empleados, era el primer país de la tabla seguido a poca distancia por España (casi 5.000). Alemania, con cerca de 3.300 puestos de trabajo, ocupa el tercer lugar. Los principales centros de trabajo de Siemens Gamesa en España están en Zamudio (Bizkaia), Sarriguren (Navarra) y Ágreda (Soria).

“Todavía es muy pronto para saber el alcance de la medida en España”, ha afirmado el primer ejecutivo de la firma alemana, Christian Bruch, en una rueda de prensa posterior a la presentación de resultados. El ejecutivo ha pedido “paciencia” hasta el momento en el que pueda “ofrecer más detalles”. “Primero tenemos que debatirlo internamente, pero hay dos cosas claras: vamos a continuar en el negocio onshore [terrestre, en el que descansa el grueso de la carga de trabajo en sus fábricas españolas], y vamos a seguir en Europa”.

Siemens Energy ha comunicado, además, la salida “de mutuo acuerdo” del todavía consejero delegado de Gamesa, Jochen Eickholt (62 años) el próximo 31 de julio. Su sucesor, Vinod Philip (50 años), hasta ahora director de Funciones Globales, será el encargado de integrar la división de energía eólica en la estructura de gestión del conglomerado energético. Es el enésimo cambio en la jefatura de Gamesa: Eickholt lleva apenas dos años al frente de la compañía, que vive una severa crisis por una combinación de problemas de calidad en algunos de los aerogeneradores que fabrica y las vicisitudes propias de un sector turbulento en los últimos tiempos.

Los cambios gerenciales no se limitarán a la cúspide. Con el “relevo generacional” en la cúpula de Siemens Gamesa, a partir del 1 de junio, “importantes funciones centrales de Siemens Gamesa, como Recursos Humanos, Legal, IT, Compras y Logística, pasarán a estar bajo una dirección global única a nivel de grupo”, anuncia la compañía con sede en Múnich. Correrán, por tanto, una suerte similar a la de los departamentos de Contabilidad, Control o Impuestos, que ya se fusionaron a principios de año. “El objetivo es ser más ágiles, eficaces y transparentes”, sentencia la empresa.

Unas cuentas a dos velocidades

La cuenta de resultados de Siemens Energy difícilmente podría ofrecer una imagen más divergente que en el segundo trimestre fiscal, recién concluido. En él, la firma germana se anotó un beneficio neto total de 108 millones euros, frente a las pérdidas de 189 millones del mismo periodo del año anterior, gracias al tirón de las divisiones de transformación industrial como —sobre todo— de redes.

En el lado opuesto, el negocio eólico (Gamesa) sufrió unas pérdidas de 365 millones que la compañía proyecta que crecerán hasta los 2.000 millones de euros a cierre del año. La meta de Siemens Energy sigue siendo que su filial española de aerogeneradores regrese a la rentabilidad a partir de 2026 y que, “a largo plazo”, obtenga un margen operativo “de dos dígitos”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti

¡Apúntate!