jueves, junio 20

Siemens Energy rebota en Bolsa tras afirmar ahora que no necesita un rescate | Economía

Tras varias semanas de especulaciones, alentadas por la propia empresa, Siemens Energy dice ahora que no necesitará un rescate. Así lo ha afirmado este lunes el presidente del consejo de supervisión, Joe Kaeser, después de que la dirección de la compañía no descartara la semana pasada una inyección del Estado alemán por sus múltiples problemas en su división de fabricación de aerogeneradores. Pese a rebotar con fuerza este lunes, sus acciones acumulan una caída de más del 50% en lo que va de año. “Todos los segmentos de negocio, salvo el eólico, van bien, mejor que la competencia”, añadió Kaeser en el diario Welt am Sonntag.

El pasado jueves, Siemens Energy se hundió un 30% en Bolsa tras conocerse que había pedido un rescate al Gobierno alemán. “El fuerte crecimiento de la cartera de pedidos, sobre todo en las antiguas áreas de negocio de gas y electricidad, da lugar a una mayor necesidad de garantías para proyectos a largo plazo. Teniendo en cuenta esta necesidad, el comité ejecutivo está evaluando diversas medidas para reforzar el balance de Siemens Energy y para garantizar las garantías necesarias para crecer”, explicó entonces la empresa a través de un comunicado. Pese a descartar las ayudas por parte del Estado, la empresa mantiene conversaciones con el Ejecutivo de Olaf Scholz.

Siemens Energy está ahora en plena búsqueda de garantías de préstamo por un valor cercano a los 16.000 millones de euros para futuros proyectos, después de que la matriz —que controla casi la tercera parte del capital— deslizara que no está dispuesta a continuar desembolsando dinero. Pese a la buena marcha de Siemens, la división energética se está viendo arrastrada por los problemas de la española Gamesa, que ha integrado este mismo año en su balance y que le está provocando fuertes pérdidas.

Aerogeneradores defectuosos

Las pérdidas económicas derivadas de los modelos de aerogeneradores fallidos de Gamesa ya ascienden a 11.000 millones de euros, y eso está enturbiando la buena marcha de otros negocios de Siemens Energy: redes y construcción de nuevas centrales eléctricas, entre otros.

Siemens Energy afirmó en agosto que esperaba costes de 1.600 millones de euros para reparaciones y sustitución de turbinas defectuosas debido a defectos de calidad en los dos modelos más recientes de turbinas eólicas terrestres. Desde el Ministerio de Economía alemán, que comanda Robert Habeck, del Partido Verde, está dispuesto a apoyar económicamente a Siemens Energy. El argumento es claro: Berlín la considera una empresa estratégica para el suministro.

La dirección de Siemens Gamesa, el mayor fabricante mundial de turbinas eólicas marinas, fue reemplazada en noviembre del año pasado con el objetivo de mejorar los problemas de rentabilidad. La empresa tiene 94.000 empleados repartidos en 79 centros de todo el mundo, incluidas oficinas de ventas y servicios, centros de investigación y desarrollo y 15 fábricas para producir componentes como palas eólicas. En España, más de 5.000 trabajadores dependen de la rama eólica de la firma alemana.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO