jueves, abril 18

Bruselas da marcha atrás y no suspenderá las ayudas a Palestina tras las críticas de varios Estados miembros | Internacional

El profundo malestar entre varios Estados miembros por el anuncio del comisario europeo de Vecindad, Oliver Varhelyi, de proceder a una suspensión temporal de ayuda al desarrollo para Palestina ha llevado al Ejecutivo comunitario a rectificar. Bruselas ha aclarado a última hora de este lunes que revisará “de forma urgente” los fondos europeos que se destinan a proyectos de cooperación para los territorios palestinos. De momento, sin embargo, no congelará pagos (que tampoco estaban previstos para este mes de octubre).

Horas antes del anuncio del húngaro Varhely, enmarcada en una respuesta a los atentados de Hamás contra Israel, y tras la indignación por la comunicación del comisario y las dudas sobre la legalidad de tomar la decisión sin contar con los Veintisiete, el responsable comunitario de gestión de Crisis, Janez Lenarcic, había asegurado que los fondos humanitarios no se verían perjudicados. España e Irlanda habían exigido tajantemente a la Comisión que aclarase lo sucedido, qué fondos estaban implicados — más de dos millones de personas, entre ellos un millón de niños, dependen de la ayuda humanitaria, según la ONU— y una rectificación urgente.

El comisario Varhelyi había anunciado en sus redes sociales la decisión de “suspender todos” los pagos de ayuda al desarrollo, un paquete de 691 millones de euros y la revisión urgente de los proyectos. “La escala de terror y brutalidad contra Israel y su gente es un punto de inflexión. No podemos hacer como si nada”, señaló de manera tajante en su cuenta de la red social X (antes, Twitter). Un anuncio que llegó después de que Alemania y Austria comunicaran la interrupción de los pagos bilaterales a Palestina por un total de unos 144 millones de euros

La UE ha condenado de manera inequívoca los ataques que Hamás, movimiento islamista que no reconoce al Estado judío y que la Unión y Estados Unidos consideran una organización terrorista, lanzó por sorpresa el sábado contra Israel. Estos ataques causaron alrededor de 700 víctimas mortales en su territorio, la mayoría civiles. Unas 100 personas fueron tomadas como rehenes en una jornada que ya se considera el día más mortífero en las siete décadas que dura el conflicto.

Pero tras la rotunda condena, el comisario Varhelyi fue un paso más allá y anunció en las redes sociales la suspensión temporal de las ayudas a la cooperación para los palestinos: “Todas las nuevas propuestas presupuestarias, incluida la de 2023, quedan aplazadas hasta nuevo aviso, y haremos una evaluación exhaustiva de toda la cartera”. Y añadió: “La incitación al odio, la violencia y la glorificación del terror han envenenado las mentes de muchas personas. Necesitamos acción y la necesitamos ahora”.

Bruselas eludió dar más explicaciones sobre el anuncio, si se había producido un cortocircuito dentro de la propia Comisión y si puede legalmente tomar esa decisión. Sin embargo, en una nota emitida a última hora tras la polémica, ha asegurado que “coordinará con los Estados miembros y los socios cualquier acción de seguimiento necesaria”. La UE no tiene este mes pagos previstos a proyectos palestinos. La Comisión revisará ayuda para “garantizar que ninguna financiación de la UE permita indirectamente a ninguna organización terrorista llevar a cabo ataques contra Israel”, dice la nota. “La Comisión examinará igualmente si, a la luz del cambio de circunstancias sobre el terreno, es necesario ajustar sus programas de apoyo a la población palestina y a la Autoridad Palestina”, añade.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La UE ha comprometido unos 1.180 millones de euros en apoyo financiero a Cisjordania (gobernada por la Autoridad Nacional Palestina) y a Gaza (gobernada por Hamás) en el periodo de 2021 a 2024. Este mismo lunes, un portavoz de la Comisión aseguró públicamente que los proyectos de la UE en los territorios son llevados a cabo por ONG y otros socios y que, siguiendo una política de no mantener ningún contacto con Hamás, esos fondos europeos no han ido a parar a la organización. “La UE no financia directa ni indirectamente a Hamás ni sus actividades terroristas”, añadió el portavoz. La unión financia proyectos de cooperación, de educación, democracia y economía sostenible, además de enviar fondos para ayuda humanitaria.

En España, la decisión de Bruselas ha causado un gran malestar. La vicepresidenta segunda del Gobierno en funciones, Yolanda Díaz, la ha calificado como “indignante” y ha pedido a la Comisión Europea que rectifique. “Esta decisión es indignante, una auténtica traición de Europa a sus propios principios fundacionales”, ha dicho Díaz en las redes sociales. El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel Albares, ha hablado por teléfono con el comisario Varhelyi para trasladarle su desacuerdo con la decisión, según fuentes comunitarias. Bruselas no ha informado de la decisión a los ministros de Exteriores de los Veintisiete y España ha pedido que se incluya en el orden del día de la reunión de urgencia convocada el martes por el alto representante para Política Exterior y Defensa, Josep Borrell.

Irlanda también ha criticado la forma y el fondo del anuncio del comisario Varhelyi. “Entendemos que no existe fundamento jurídico para una decisión unilateral de este tipo por parte de un comisario individual y no apoyamos la suspensión de la ayuda”, ha recalcado el Gobierno irlandés en una nota en la que afea que se haya hecho el anuncio en las redes sociales y reclama información a la Comisión Europea. También Luxemburgo ha cargado contra lo apresurado de la decisión. Italia, en el otro extremo político, ha asegurado este lunes que piensa mantener la ayuda a los territorios palestinos, argumenta que cortar el suministro de fondos castigaría más a los civiles que a los autores del ataque. Bélgica, molesta también por la decisión de Bruselas ha comunicado que continuará con su ayuda al desarrollo y la humanitaria.

Austria y Alemania suspenden sus fondos bilaterales

La decisión de la UE se produce después de que el Gobierno alemán dijera este lunes que suspende la ayuda bilateral por valor de 125 millones de euros prevista para este año, a la espera de un examen “exhaustivo” de cómo se estaba utilizando. Austria ha anunciado también la interrupción de los pagos, por valor de 19 millones de euros.

La ministra alemana de Desarrollo, Svenja Schulze, socialdemócrata, declaró el domingo por la noche que los atentados suponen un “terrible punto de inflexión” y que Berlín iba a coordinarse con sus aliados para buscar la mejor forma de responder. Schulze añadió que el Gobierno alemán se dispone a revisar “todo su compromiso con los territorios palestinos”. Ya este lunes, un portavoz de su departamento ha confirmado que la ayuda se paraliza de forma “temporal”.

La decisión de Alemania ha provocado críticas entre los propios miembros de la coalición de socialdemócratas, verdes y liberales que encabeza el canciller, Olaf Scholz. El portavoz del grupo parlamentario de política exterior del SPD, Nils Schmid, se ha manifestado en contra de la medida en una entrevista con Die Welt: “La ayuda financiera de Alemania proporciona a la gente un mejor acceso a la atención sanitaria, al agua y a los servicios sanitarios”. El diputado de Los Verdes Jürgen Trittin es de la misma opinión: “Si se corta la ayuda humanitaria ahora, no se privará al terrorismo de su caldo de cultivo. Se reforzará”, ha asegurado.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *