miércoles, mayo 22

El Barcelona, a tres sábados del póquer de títulos | Fútbol | Deportes

“Viajamos con la mentalidad de conseguir un título y competiremos con la intención de ganar”. Así resuenan las palabras de Jonatan Giráldez, técnico azulgrana, en la previa de un partido decisivo. Una victoria más para un trofeo, para un récord y para un alivio. El Barcelona depende de sí mismo hoy ante el Granada (20.30, en Dazn) para volver a vencer en la Liga y sumarlo al título de la Supercopa de España levantado el pasado mes de enero. Un envite, también, para despejar el camino en un largo y condensado mes de mayo, con las finales de la Copa de la Reina y de la Champions por delante. Quedan tres victorias, tres encuentros y tres sábados para lograr el póquer, un reto histórico para las azulgranas. “Ser el único equipo que tiene como posibilidad ganar cuatro títulos en una temporada es algo que me llena de orgullo. Pero ahora nos queda la parte más difícil: consolidar lo que tenemos —la Liga—, ganar la Copa y la Champions. Y hacer algo que sería inolvidable para el club”, confesó Giráldez tras el partido del pasado miércoles contra el Madrid CFF.

Contra el Granada, duodécimo en la tabla y en plena lucha por escapar de las plazas de descenso, podrían proclamarse campeonas por novena vez y quinta consecutiva —ningún equipo femenino lo ha logrado, y en el masculino, tan solo el Real Madrid en dos ocasiones— si ganan. Ampliarían así su ventaja con el segundo equipo más laureado de la competición: el Athletic Club, con cinco títulos, seguido del Atlético y del Levante con cuatro. A falta de cuatro jornadas, quedarían 12 puntos por repartir, justo los que separan al Barça del segundo clasificado, el Real Madrid. “Todo lo que depende de nosotras es ganar. Se ha dado la posibilidad de que podemos ser campeonas en Granada. Sería bonito e importante. Antes de jugar las finales nos daría mucha tranquilidad de cara a los partidos contra el Athletic y el Éibar, porque el trabajo de la Liga ya estará hecho”, confesó Giráldez. El club ha firmado, una vez más, una temporada de dominó. En la Liga han ganado todos los partidos excepto uno: un empate contra el Levante que rompió el récord de haber vencido siempre en el Johan Cruyff. En el total liguero, 114 goles a favor —cerca del doble del Real Madrid—, y tan solo ocho en contra. En el resto de las competiciones, una única derrota en todo el curso contra el Chelsea y otro empate por Europa contra el Benfica.

Una hegemonía presente desde hace cinco años y una imbatibilidad que se ha forjado y que bebe de la apuesta por la profesionalización de la sección femenina del club, hasta posicionarse como el Goliat del fútbol español. Entre 2011 y 2015 se impusieron en la Liga de la mano de Xavi Llorens. Pero hubo un receso y quedaron en segundo lugar los cuatro años siguientes, donde el Athletic Club ganó en la temporada 2015-2016, y el Atlético ejerció una renovada hegemonía con un trienio victorioso —2017 a 2019—.

Pero en 2015 llegó la profesionalización y se sentaron las bases de los éxitos que se recogerían a partir de 2019, cuando jugaron su primera final de Champions. Dos años más tarde alzaron su primer título continental y, con Lluís Cortés, fue el primer equipo femenino español en lograr un triplete. Se empezó de hablar de imbatibilidad, y la dinámica en la Liga se transformó: otros cuatro títulos consecutivos de 2019 a 2023. Con el cambio llegó la consolidación.

Y además de las ocho Ligas, nueve Copas de la Reina, cuatro Supercopas y dos Champions, los nombres propios de las jugadoras azulgrana traspasaron fronteras, como se ha visto en todas las galas de premios de los últimos años y con futbolistas como Alexia Putellas, Aitana Bonmatí, Salma Paralluelo, Caroline Graham Hansen, Keira Walsh, Cata Coll o Mariona Caldentey, por nombrar solo algunas. Este mes de mayo, el palmarés puede crecer. “Estamos donde queríamos. Queríamos llegar a este mes así, y ojalá podamos acabarlo bien”, confesó Patri Guijarro tras el encuentro contra el Madrid CFF —el único rival capaz de ganarles el año pasado, que cayó con estrépito y rotundidad el pasado miércoles: 8-0) con la esperanza de sentenciar la liga hoy mismo. Y mirando más allá: hacer historia con los cuatro títulos. El Barcelona podrá volver a superarse a sí mismo, siendo como es desde hace tiempo su gran rival.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_