viernes, junio 14

El porcentaje de trabajadores con un plan de pensiones en los nuevos convenios se duplicó en 2023 hasta el 11,5% | Economía

Oferta de planes de pensiones en una oficina bancaria de Madrid.Kike Para

La negociación colectiva incluye muchos aspectos de las condiciones laborales de los trabajadores más allá de lo que suben sus salarios en sus respectivos convenios de aplicación. En dichos acuerdos colectivos, patronales y empresas discuten y acuerdan con los representantes de los trabajadores prácticamente todas las cuestiones que conforman las relaciones laborales y que van desde la jornada, el empleo y la contratación, la igualdad, la conciliación, la salud laboral, la organización del trabajo, la formación o la transformación digital, entre otras. Todo lo que se pacta en estas materias queda reflejada en el resto de cláusulas del convenio que no son puramente salariales.

Por eso, un análisis detallado de cuáles han sido estas cláusulas y a cuántos trabajadores afectan refleja por donde van las tendencias de las relaciones laborales. Por ejemplo, la estadística oficial de convenios colectivos publicada por el Ministerio de Trabajo este miércoles apunta a un destacado aumento de los trabajadores que tienen un plan de pensiones de empleo promovido por sus empresas o sectores.

En concreto, de los 3,7 millones de asalariados que firmaron un nuevo convenio colectivo en 2023, hubo 432.447 trabajadores con cláusulas sobre planes de pensiones u otras prestaciones relacionadas con la jubilación, lo que supuso el 11,5% del total, el doble de los que tenían estos fondos colectivos en los nuevos convenios de 2022, que eran el 6,6% (183.281 asalariados de un total de 2,7 millones que estrenaron un convenio en 2022). Este aumento se ha producido incluso antes de que se pusiera en marcha el macrofondo de pensiones de empleo de promoción pública diseñado por el Gobierno.

Otra de las tendencias que reflejan estas cláusulas especiales tiene que ver con la reducción de la jornada laboral que se pacta en los nuevos convenios. Aunque uno de los principales objetivos del Gobierno de coalición será reducir la jornada máxima legal de 40 horas semanales a 38,5 horas en 2024 y a 37,5 horas en 2025 —sin rebaja de sueldo—, la negociación colectiva no está poniendo el foco en dicha reducción.

Bien es cierto que las jornadas pactadas en convenio son en cómputo anual y suelen rebajar la máxima legal, pero la estadística refleja que apenas el 5% de los trabajadores que firmaron su convenio en 2023 vieron reducida su jornada respecto al año anterior (no llegan a 200.000). Este porcentaje fue incluso el doble en 2022, cuando el 11% de los trabajadores con nuevo convenio redujeron su jornada respecto a 2021.

Cursos de formación

La formación es otro aspecto regulado en los convenios que ha perdido peso el pasado año. El 27,6% de los trabajadores que negociaron sus condiciones laborales en 2023 estuvo afectado por cláusulas que recogían la posibilidad de realizar cursos de formación, frente al 43% de los asalariados que firmaron sus convenios en 2022. Llama también la atención la recuperación que se está produciendo del complemento salarial por antigüedad, que ha estado a punto de extinguirse y lleva varios años al alza.

De hecho, en 2022 el 60% de los asalariados con nuevas condiciones laborales tenía uno de estos complementos retributivos que se cobran a medida que se van cumpliendo años en la empresa (1,6 millones de trabajadores), mientras que este porcentaje subió seis puntos hasta el 66% el pasado año.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_